viernes, 10 de junio de 2011

ALEGRÍA: ¿UNA CAUSA EMOCIONAL DE ENFERMEDAD?

Siempre resulta extraño que la alegría sea enumerada entre las causas emocionales de la enfermedad en medicina China. Y a pesar de ello, ha sido siempre considerada como una causa emocional de enfermedad desde los tiempos antiguos. Extrañamente, el carácter Chino para “alegría” [xi 喜] es el único de las emociones que no se basa en el radical de “corazón”. El carácter Xi se basa en el radical para “tambor” más “boca”, es decir el golpeteo de un tambor y el canto en un estado de felicidad. Incidentalmente, dos caracteres xi a lado el uno del otro se llaman “doble felicidad” y son el símbolo de una boda.

Es interesante que, en la lista de emociones como causas de enfermedad, la “alegría” esté siempre la primera seguida del enfado. Por ejemplo, estas son las emociones que enumera Confucio: alegría, enfado, preocupación, tristeza, miedo, amor, odio, deseo. Estas son las emociones que enumera Lao Tse: alegría, enfado, preocupación, tristeza, amor, odio, deseo. Es interesante que ambas listas contengan “amor” como causa emocional de enfermedad! Chen Wu Ze (1174) enumera: alegría, enfado, reflexión, preocupación, tristeza, miedo, shock. Estas se convirtieron en las comúnmente aceptadas “7 emociones” de la medicina China. Zhang Jie Bin (1624) enumera ocho emociones: alegría, enfado, reflexión, preocupación, tristeza, susto, miedo, shock. 1

Un estado normal de alegría es obviamente no de por sí una causa de enfermedad; al contrario, es un estado mental beneficioso que promueve un buen funcionamiento de los Órganos Internos y de sus facultades mentales. Las “Preguntas Sencillas” en el capítulo 39 dicen: “La alegría apacigua y relaja al Shen, beneficia al Ying y Wei Qi y hace que el Qi se relaje y vaya más despacio.”2

Por otra parte, en el capítulo 2 de las “Preguntas Sencillas” dice: “El Corazón… controla la alegría, la alegría daña al Corazón, el miedo contra domina a la alegría.”3 Otros pasajes en el Nei Jing claramente se refieren a la alegría como causa de enfermedad. Por ejemplo, el capítulo 5 de las “Preguntas Sencillas” dice: “La alegría daña al Corazón.”4

El capítulo 8 del “Eje Espiritual” dice: “La alegría dispersa al Corazón privándolo de su residencia.”5

Fei Bo Xiong (1800–1879) en “Medical Collection of Four Doctors from the Meng He Tradition” dice: “La alegría daña al Corazón… [causa] que el Yang Qi flote y los vasos sanguíneos se abran demasiado y se dilaten…”6

Creo que la mejor (y probablemente única) manera de entender la “alegría” como causa emocional de enfermedad es a la luz de las res grandes filosofías de China, es decir el Taoísmo, Confucianismo y Budismo. Creo que la “alegría” está muy cercana al “deseo” y “ansia” desde el punto de vista de estas tres filosofías. De estas tres, el Taoísmo y el Confucionismo son las principales ya que el Budismo no estaba extendida en China en la época en la cual la alegría era ya considerada como causa de enfermedad, es decir durante el Periodo de los Reinos Combatientes (476-221 BC).

Todas estas religiones (o más bien filosofías), por diferentes razones, abogaban por la limitación emocional y evitaban el “ansia” y “deseo”. Por ejemplo, los Taoístas rehuían de las relaciones sociales y abogaban por “seguir el Tao”, la “ausencia del deseo” (wu yu) y la “no-acción” (wu wei). Consideraban que la alegría nos detendría de seguir el Tao tanto como lo harían otras emociones como el enfado. El gran Taoista Zhuang Zi (370-301 AC?) habla acerca de wu qing, es decir la ausencia de sentimientos: “Lo que quiero decir cuando digo que los [sabios] son wu qing (sin sentimientos) es que no se dañan con gustos y no gustos y siempre acogen lo natural sin tratar de aumentar la vida.”7

El antiguo texto Taoísta Nei Ye (Entrenamiento Interno), más antiguo que el Tao Te King, contiene este interesante pasaje acerca de las emociones:

La vitalidad de las personas
Inevitablemente viene de su paz interna
Cuando ansioso, pierdes este hilo conductor
Cuando enfadado, pierdes este punto básico
Cuando estás ansioso o triste, satisfecho o enfadado,
El Tao no tiene ningún lugar en ti donde aposentarse
Amor y deseo: cálmalos!
Si estás tranquilo, lo alcanzaras (el Tao)
Si estás agitado, lo perderás. 8

De hecho, para los Taoístas, la estimulación tiene una connotación negativa. Zhuang Zi dice de manera concisa: “Cuando el deseo es profundo, la fuerza del Cielo es superficial.” Esto quiere decir que el deseo nos separa de la vitalidad del Cielo revolviendo nuestras emociones, lo cual hace que nos desviemos del camino del Tao.

Los Confucionistas creían que el verdadero “caballero” (una mala traducción del termino jun zi que en verdad se aplica tanto a hombres como a mujeres) no se agita debido a las emociones y a que estas nublan su verdadera naturaleza. Utilizaban la imagen de un estanque con un fondo fangoso. Si el agua está muy quieta, será clara: si agitamos el fondo, el agua se vuelve turbia. El estanque es nuestra naturaleza humana que es “clara” de manera natural; si estamos agitados por nuestras emociones, estas nublaran nuestra naturaleza humana.

Tomemos en cuenta este pasaje de Xun Zi (un filosofo Confucionista, 312-230 AC): “Es así que siempre la Mente-Corazón [Xin] está llena de manera natural, se nace así de manera natural y es naturalmente perfeccionada. Si su función se ve impedida, ciertamente se deberá a la tristeza y alegría, felicidad y enfado, deseo y búsqueda de beneficios. Si podemos liberarnos de la tristeza y alegría, felicidad y enfado, deseo y búsqueda de beneficios, el Corazón-Mente [Xin] revertirá a su estado perfecto.”9

Los Budistas consideraban el deseo y el ansia como la raíz del sufrimiento humano. La avaricia (deseo excesivo), el odio y la ignorancia están en el centro de la Rueda de la Vida, y la avaricia está extrañamente simbolizada por un gallo. Según ellos, nuestra propia existencia comienza del deseo y del ansia en el estado Bardo (el periodo tras la muerte y antes de la siguiente reencarnación): la mente desea el calor de un vientre y se reencarna. Más adelante en la vida, el deseo hace que nuestra mente intente atrapar objetos tal y como un mono salta de árbol en árbol (es por ello que la Rueda Budista de la Vida tiene, entre otros, la imagen de un mono sobre un árbol).

Y, ¿qué relevancia tiene este punto de vista acerca de la “alegría”, “deseo” y “ansia” sobre nosotros en el siglo 21? Pienso que estas emociones son ciertamente causas de enfermedad, y considero que la “sobre estimulación” es el equivalente moderno de estas emociones. Creo que esto, más que “alegría”, sería probablemente una mejor traducción de xi. Nuestra sociedad nos bombardea con objetos de deseo y crea artificialmente “deseos” y “ansias” a través de la publicidad; por otra parte, nos provee y fomenta sustancias que nos sobre estimulan.

Estamos todos “sobre estimulados” por el entretenimiento, ritmo de vida alocado, consumismo, café, té, tabaco, alcohol, televisión, video juegos, “drogas recreativas”, drogas medicas y estimulación sexual.
Las principales drogas estimulantes son:

• Cafeína
• Nicotina
• Cocaína
• Anfetaminas
• Medicamentos como por ejemplo Ritalin® (Methylphenidate), Adderall® (amphetamine ydextroamphetamine), Dexedrine® (dextroamphetamine), Strattera® (atomoxetine), Focalin® (Dexmethylphenidate) etc.

Interesantemente, los antidepresivos no son en realidad estimulantes y no llevan por lo general a la “alegría”. My experiencia con pacientes deprimidos que toman anti depresivos es que estos medicamentos “embotan” todas las emociones; mejoran de algún modo la depresión pero a costa de perder el estado de alerta y el entusiasmo. De hecho, algunos antidepresivos se usan para la ansiedad con algo de eficacia.

Creo que ese efecto de “embotamiento” de los antidepresivos se refleja en el pulso, es decir un pulso que se siente “estancado” y no tiene la saludable “ola” del pulso normal. No es ni de Cuerda ni Tenso, pero lo describo como “estancado” y “reluctante”. Mientras que la mayoría de autores ven los antidepresivos como elevadores del ánimo y como estimulantes, no comparto ese punto de vista; las cualidades del pulso arriba descritas parecen confirmar esto.

La sobre estimulación, en el sentido amplio arriba indicado, hace que el Corazón se agrande. Esto conlleva a una estimulación excesiva del Corazón, que pasado un tiempo, puede dar lugar a síntomas y signos relacionados con el Corazón. Estos pueden desviarse un poco de los síndromes clásicos de Corazón. Las manifestaciones principales serían palpitaciones, sobre excitación, insomnio, inquietud, hablar mucho y una punta roja en la lengua. El pulso sería típicamente Lento, levemente Desbordante pero Vacío en la posición frontal izquierda. Puede resultar extraño que la “alegría” o sobre estimulación ralenticen el pulso. Esto se debe a que la sobre estimulación agranda el corazón y por tanto enlentece la circulación (el shock al contrario empequeñece el corazón).

Los puntos que utilizo para la sobre estimulación son C-7 Shenmen, PC-7 Daling, Du-19 Houding, Ren-15 Jiuwei.

1. Zhang Jie Bin (also called Zhang Jing Yue) 1982 Classic of Categories (Lei Jing), People’s Health Publishing House, Beijing, p. 424. First published in 1624.
2. 1979 The Yellow Emperor’s Classic of Internal Medicine-Simple Questions, p. 221.
3. Tian Dai Hua 2005 The Yellow Emperor’s Classic of Internal Medicine - Simple Questions p. 38.
4. Ibid., p. 38.
5. Spiritual Axis, p. 25.
6. Medical Collection of Four Doctors from the Meng He Tradition, p. 40.
7. Ames RT and Hall DL A Philosophical Translation of the Dao De Jing, Ballantine Books, New York, 2003, p. 47.
8. Roth H Original Tao, Columbia University Press, New York, 1999, p. 94.
9. Lee J Xunzi and Early Chinese Naturalism, State University of New York Press, Albany, 2004, p. 35.

No hay comentarios:

Publicar un comentario