domingo, 24 de abril de 2011

SOBRE LA VERGUENZA


Dado que la última Nota Clínica trataba sobre la culpa como una causa emocional de enfermedad, es lo propio que ahora hablemos sobre la vergüenza como una causa emocional de enfermedad. Pienso que la vergüenza es tan común como la culpa en pacientes Occidentales; podríamos también decir que las sociedades Orientales son más propensas a la vergüenza que la culpa.

La vergüenza puede estar causada por un sentimiento de vergüenza acerca del comportamiento de uno mismo por romper las reglas o tradiciones de la sociedad; más comúnmente, es un sentimiento innato debido a la educación de uno. Es un sentimiento de culpa que hace que uno se sienta “sucio” a menudo; con la vergüenza, uno siente que debe esconderse del estricto escrutinio de la sociedad. Uno se siente observado todo el tiempo.Según Solomon, en pequeñas dosis, la vergüenza es una afirmación de la autonomía de uno, una confirmación de que uno vivirá según las normas de uno mismo y aceptará la responsabilidad. En pequeñas dosis, la vergüenza contribuye a la autoestima. No obstante, en grandes dosis la vergüenza es abrumadora, y es auto degradante, haciendo que uno se ponga extremadamente defensivo y se sienta impotente. 1

Como causa de enfermedad, tomamos en cuenta la vergüenza abrumadora que es debida a la educación de uno y no guarda relación con los actos de uno o por haber hecho algo incorrecto. Una persona que sufra esta vergüenza siempre se sentirá como si hubiese hecho algo mal y querrá esconderse siempre.Se suele decir a menudo que las sociedades Occidentales se “basan en la culpa” y las Orientales “se basan en la vergüenza”; es por tanto útil exponer las diferencias entre la vergüenza y la culpa. La vergüenza se relaciona más con el lugar de uno en la sociedad, lo que la gente piensa sobre nosotros, la sensación de que uno debe esconderse porque ha hecho algo mal, algo que la sociedad recrimina, algo “sucio”.

En otras palabras, siempre y cuando no hagamos algo que no desapruebe la sociedad o, sobre todo, que no seamos vistos hacienda algo “equivocado”, no sentiremos vergüenza. En contraste, en esas situaciones nos sentiríamos culpable aún sin que nadie nos viese hacer algo “equivocado”.

Es ciertamente verdadero que las sociedades Orientales se rigen por la vergüenza, probablemente debido a la fuerte influencia del Confucianismo. Como la ética del Confucionismo trata enteramente sobre las relaciones sociales y sobre el “lugar” de uno en la sociedad y su aceptación de las estrictas normas de conducta y jerarquía social, es natural que la vergüenza sobrevenga por contravenir las reglas sociales establecidas.

Por lo tanto, la gente se preocupa por no ser vista haciendo algo que la sociedad no vea con buenos ojos.Lo primordial en la vergüenza es como uno se presenta ante los miembros de la comunidad y no como uno se siente internamente. La culpa es una emoción más “oscura”, más interna, una emoción ante la cual no hay escapatoria, el juicio está presente sin importar que alguien nos este viendo o no. La gran diferencia entre la culpa y la vergüenza es que la culpa no tiene redención, le “corroe” a uno por dentro por siempre; la vergüenza tiene arreglo y redención.

Con la vergüenza, tenemos una sensación de ser vistos haciendo algo malo (y por implicación, si no somos vistos, no sentimos vergüenza). Con la culpa, escuchamos una voz interna que nos condena y de la cual no podemos escapar.Wollheim explora las diferencias entre la vergüenza y la culpa, y las he resumido a continuación

VERGUENZA

La vergüenza tiende a generar un deseo de cambiar.
La crítica se siente mediante una mirada: sentimos los ojos de desaprobación sobre nosotros.
La vergüenza es de orientación ritualista ya que describe una consciencia acerca de cómo uno es percibido por los otros.
La vergüenza tiende a ser comunal, como una condición de las relaciones de uno hacia los demás.

CULPA

La culpa tenderá a generar el deseo de reparar.
La crítica se experimenta mediante palabras: escuchamos la voz de desaprobación.
La culpa tiene cierta orientación de leyes ya que señala a nivel personal que uno ha incumplido las normas establecidas de conducta.
La culpa tiende a ser individual en tanto a la relación de uno con la ley.

El término “culpa” (zui) aparece muy infrecuentemente en las Analectas de Confucio. En contraste, la vergüenza (chi) se menciona en muchos pasajes. Siempre se utiliza en referencia a un lapso de responsabilidad, generalmente acompañado de insulto, aislamiento y humillación por parte de los otros.La vergüenza está muy arraigada en la ética Confucionista. Es incluso algo considerado como una herramienta “beneficiosa” para mantener a las personas en el camino. Consideremos este pasaje de las Analectas de Confucio:“Dijo el Maestro: ‘Conduce a la gente con leyes y mantenlos en el orden con la ley penal, y evitaran castigos pero no tendrán sentido de la vergüenza. Condúcelos con moralidad (de) y mantenlos en el orden a través de la observación de la propiedad ritual (li) y desarrollaran un sentido de la vergüenza; y, sobre todo, se pondrán a sí mismos en orden”.

Este pasaje es un ataque a los Legalistas que abogaban por mantener a la gente en orden mediante leyes estrictas y duros castigos. En otras palabras, Confucio está diciendo que las leyes y castigos pueden mantener el orden social, pero aún mejor es conducir mediante el ejemplo para que así las personas se regulen a sí mismas debido al sentimiento de vergüenza por no seguir con el orden social.
La importancia de la vergüenza en la sociedad China es también aparente a través de un estudio del sistema penal y de las amnistías en China Antigua: hay evidencias que las cortes antiguas actuaban duramente en casos de crímenes importantes pero dejaban que la vergüenza del proceso de litigio disciplinase a los ofensores menores y así restaurar su compromiso con la responsabilidad social.

En términos del efecto de la vergüenza sobre el Qi, creo que esta emoción hace que el Qi se estanque pero también en algunos casos pueden hacer que el Qi se hunda. De hecho, el hundimiento de Qi es en mi experiencia un resultado común de la vergüenza; la Humedad también frecuentemente acompaña a la vergüenza.Cuando uno siente vergüenza, uno se siente “sucio”, y la “suciedad” es una característica de la Humedad. Por tanto, la vergüenza generalmente se manifiesta con un hundimiento de Qi y con Humedad: por ejemplo prolapsos, flujo vaginal excesivo crónico, sangrado menstrual excesivo por hundimiento de Qi de Bazo y Riñón o leve incontinencia de orina.

1. Solomon R The Passions, Hackett Publishing Company, Indianapolis, 1993, p. 245. 2. R Wollheim, On the Emotions, Yale University Press, 1999, pp. 155-6.

1 comentario:

  1. Este sentimiento ahora en Occidente es difícil de encontrar al no haber honor solo preocupa el beneficio no importa la forma

    ResponderEliminar